lunes, 22 de noviembre de 2010

El vacio de amar

Mi mente no puede parar de pensar en lo mismo.
Piensa en cada instante, en esa mujer, la cual tanto amo.
Y si algún día ella volverá a amarme como lo hizo antes.

Siento una angustia en mi interior, insoportable.
El solo hecho de imaginar que ya no podré gozar de ella como antaño,
me corroe por dentro como un ácido deshaciendo cada pedazo de materia de mi alma y de mi ser.

Se que me aprecia muchísimo, cosa cual agradezco,
pero el hecho de que ya no sienta amor por mi. me deja herido de muerte.

Que duro es no ser correspondido.

Este sufrimiento es incomparable con cualquier dolor de este mundo.
Pero no pierdo la esperanza, no se si esto es bueno o malo,
no la pierdo porque cuando está junto a mi,
veo resquicios de amor en su mirada y sus gestos.
Me llena tanto que se me olvidan todos los males.
Pero la cadencia en su ausencia me deja un vacío asolador.

Me siento incapaz de comunicarme con el exterior.
Me siento solo en el mundo.
Me siento desalmado sin su amor.

Immortal 22/11/2010