sábado, 9 de abril de 2011

Universos Paralelos

Hoy soñé con el pasado.
Tenia 4 años, y estaba en la playa con mi familia,
me adentré lentamente en un mar que aparentemente no cubría.
Cuando avancé en la distancia me sumergí de golpe.
Ahora bien, el futuro se tejió  distintamente, en vez de sacarme mi tío,.Me ahogué y ahí acababa mi corta vida.

Volví hacia otra dirección, tenia 15 años, me encontraba justo en el momento que iba a decidir el futuro de mis estudios. Mi pasión es la biología y recuerdo a mi profesor diciendome que no tenia futuro con esa carrera. Esta vez cambié mi destino y escogí ser lo que quería desde niño.

Ahora me veo con 17 años haciendo bachiller, estaba estudiando el científico, y no se me daba nada mal.
Noches enteras me pasaba estudiando para los examenes finales. Saqué un 8'4. Había aprobado con una nota idónea para entrar a la selectividad tranquilamente.

Con 22 ya estaba en el último curso de la universidad, y había conocido a la mujer de mi vida que estudiaba física cuántica.

Avancé el tiempo, y ya tenia 27 años. Estaba entrando a vivir en mi nuevo hogar. Un bonito chalé con piscina y placas solares. No estaba solo, estaba con ella. Los dos teníamos trabajos extraordinarios.

Ella se dedicaba, junto a un equipo de científicos, a calcular formulas para la nueva creación de las centrales de energía del futuro. Las centrales de Fusión Nuclear; una estrella concentrada en la faz de la tierra.

Yo me dedicaba a crear tejidos basados en la sabiduría de la naturaleza. Como Hilos artificiales que crean las arañas, que son capaces de sostener mas toneladas en menos masa que cualquier material creado entonces por el hombre. Y también trabajaba sobre un liquido basado en las fibras que tiene la flor de loto para que no se adhiera la suciedad; para así impregnar tejidos que jamás se ensuciaran.

Vuelvo en el instante preciso donde estaba decidiendo mi futuro con 15 años. Esta vez me colapsé  y tomé un camino muy distinto, el de no hacer nada. Con 17 años trabajaba en una fábrica, mi aspecto era más dejado y macarra, tenia tatuajes por todos los lados y varios piercings. Ganaba una miseria, y vivía con mis padres. Me había convertido en un mal hijo, alcoholico, drogadicto, violento. Recuerdo que cada fin de semana volvia a casa lleno de magulladuras, y en muchos casos mis padres o mis hermanos me tenían que recoger  en comisaria a causa de peleas o ir muy drogado, borracho, etc.

Con 21 años, vivía en un piso de mierda en un barrio dejado de la mano de dios, donde siempre se oían gritos, peleas, música alta por todos los lados. Estaba con una chica de mi misma índole. Drogadicta, mal hablada, y muy vulgar. No trabajabamos ninguno de los 2, ya que a mi me habían despedido ya hace tiempo, y comencé a trapichear con drogas, para poderme sacar un dinero y consumir gratis.

A la edad de 28 años, me vi tendido en el suelo del callejón que daba a mi casa, con 13 puñaladas que fueron mortales, sintiendo como la vida se iba desprendiendo de mi lentamente, como el el humo de un cigarrillo que se desilacha hasta difuminarse con el aire.

De repente el mismo Dejavú, decidiendo de nuevo con 15 años que iba a ser de mi en el futuro.
Esta vez decidí hacer informática de grado medio y superior en ciclos.

Con 19 años me veía satisfecho, ya que era mi segunda ilusión en mi vida aparte de ser biólogo. Pero disfrutaba con ello en cada momento. Estudiaba por las mañanas y hacia practicas por las tardes en una empresa de programación. Estaba soltero, pero tenia un montón de amigas con las que disfrutaba como el que más. Cada fin de semana estaba con una distinta y me sentía el hombre más afortunado de la Tierra.

Con 30 años, estaba viviendo en un piso acogedor con una chica, la cual llevábamos 7 años juntos y para mi sorpresa teniamos ya un niño con 2 añitos.

Me desperté de mi sueño, y tras estar pensando sobre lo soñado confusamente. Llegué a la deducción de que la vida tiene muchos caminos, y que hay momentos, que se presentan oportunidades únicas que no se han de desaprovechar. Ya que son portales a universos paralelos donde el futuro puede ser muy distinto según la opción escogida.

Esto me hace comprender que pese a no haber cumplido muchos de los sueños que he tenido, no me he de aferrar al pasado, ya que tampoco me ha ido tan mal. Solo he de saber; y ahora más que nunca, en no desaprovechar esos instantes que pueden cambiar para bien o para mal nuestras vidas. Y saber escoger el que crea mejor de todos, pese al sacrificio que conlleve realizarlo.

El universo es infinito, y las oportunidades también.



















Immortal

No hay comentarios:

Publicar un comentario